Durante el Principado se admitió que el que había poseído sin perturbación durante diez o veinte años (según el propietario viviera en la misma o distinta ciudad) estaba protegido frente a la acción reivindicatoria del dueño.