El acto se rige por la ley local. En la forma de los actos se observan las prescripciones de las leyes del lugar en que se celebren, cualesquiera que sean las de las leyes que rijan el acto en cuanto al fondo.