Daño causado al vendedor de un bien inmueble, que no ha recibido el pago por la venta, ni la mitad del verdadero valor de la cosa en cuestión; tiene derecho a rescindir el contrato o a exigir el pago de la diferencia.