Body

Buchloz y Roth, de la Wilson Learning Corp, presentan en el libro “Cómo crear un Equipo de Alto Rendimiento en su Empresa” (Editorial Atlántida, Buenos Aires, 1992) lo que consideran “Ocho atributos del equipo de Alto Rendimiento”, definiendo la importancia que esto conlleva en el mundo empresarial:

  • Liderazgo participativo, crea interdependencia dando fuerza, liberando y sirviendo a otros.
  • Responsabilidad compartida, establecen un estilo de trabajo en el que todos los miembros del equipo se sienten tan responsables como el gerente por la eficiencia del equipo.
  • Comunidad de propósito, todos tienen claro el por qué y el para qué de la existencia del equipo y sus funciones.
  • Buena comunicación, crean un clima de confianza y comunicación abierta y franca.
  • La mira en el futuro, para ver el cambio como una oportunidad de crecimiento.
  • Concentración en la tarea, se mantienen reuniones centradas en los objetivos (resultados) previstos.
  • Talentos creativos, los talentos y la creatividad individuales están al servicio del trabajo del equipo.
  • Respuesta rápida, en la identificación y aprovechamiento de las oportunidades.

Richard Hackman (2002), de la Universidad de Harvard, establece cuatro criterios de efectividad del trabajo en equipo:

  1. Aceptar trabajar en equipo y aceptar los resultados que se obtendrán.
  2. Satisfacción personal de los miembros del equipo con el ambiente de trabajo.
  3. Posibilidad de que los miembros trabajen y aprendan en conjunto.
  4. Aceptar trabajar de nuevo, de ser necesario, en otro equipo con los mismos miembros.

Si los cuatro factores son positivos, los equipos serán efectivos. Sin embargo, estas características son para equipos de una misma cultura.