Body

Todas las organizaciones se rigen para registrar su funcionamiento económico mediante la contabilidad.

Nuestra legislación obliga a que todas las empresas independientemente de su tamaño depositen anualmente sus cuentas en el RM. La información de las cuentas es anual y abarca lo sucedido durante el ejercicio económico que suele ser de 1 de enero a 31 de diciembre de cada año.

Estas cuentas son públicas, por lo que cualquier persona podrá posteriormente consultarlas para ver la situación de la misma. Además, en el caso de sociedades que coticen en bolsa la legislación determina obligaciones añadidas y las cuentas de las mismas pueden ser obtenidas a través de sus propias webs. El resto puede conseguirse fácilmente o en el RM o a través de webs como la de la empresa Axesor (http://www.axesor.es) o Einforma (http://www.einforma.com).

La contabilidad es una ciencia social de naturaleza económica que tiene como objeto la información que permite el conocimiento pasado y presente de la realidad económica de una empresa, con el fin de hacer posible la toma de decisiones para el futuro.

El fin que caracteriza a la contabilidad es el de ser un instrumento de información. Hoy se entiende como el vehículo idóneo para comunicar los aspectos básicos de la realidad económica y financiera de la empresa, como son la dimensión y la composición de la riqueza o patrimonio, su evolución y los cambios que se producen en la misma a lo largo del tiempo; los resultados de las operaciones propias de su actividad, así como el proceso de su obtención y la importancia de los factores integrantes de dicho resultado; las perspectivas actuales cara a acontecimientos futuros.

En este sentido, la contabilidad necesita de unos libros, registros y estados contables, que representen la situación inicial del patrimonio de la empresa y las variaciones que experimenten a lo largo de los sucesivos ejercicios económicos, e incluso la disolución y liquidación de la misma, con el propósito de obtener tres objetivos fundamentales:

  1. Determinar la situación económica (formada por sus bienes y derechos de cobro) y la situación financiera (compuesta por las fuentes de financiación utilizadas) de la empresa en cada ejercicio económico a través del "balance de situación".
  2. Calcular periódicamente el resultado positivo (beneficios) o negativo (pérdidas) de cada ejercicio mediante otro estado contable llamado "cuentas de pérdidas y ganancias" (también conocido como "cuenta de resultados").
  3. Analizar la situación real de la empresa y los resultados obtenidos y compararlos con los ejercicios precedentes